De Profesión a Vocación.

¿Da vértigo,  verdad? Tanto que ni siquiera lo planteamos.   En el momento actual, donde tener trabajo “es una suerte”, solo nos queda tiempo para estar agradecidos. Ahora bien, ¿es suficiente para no plantear  desarrollar nuestra vocación? El filósofo Jose Antonio Marina, en referencia a la felicidad y bienestar, comenta que estamos movidos por múltiples necesidades y deseos. Son muchos, pero se pueden ordenar en dos grandes grupos. El primero de ellos tiene que ver con cubrir las necesidades básicas, las más primarias.

El ser intraemprendedor

Hablamos muchos de emprendedores y de lo necesarios que son. Personas que en lugar de buscar trabajo lo crean. Sin duda, es tendencia y va en aumento. Una de las razones, las formas tradicionales de insertarnos en el mercado laboral son muy escasas y las reglas del juego han cambiado. Del mismo modo, cambia la forma de estar en una empresa.

Páginas