Autenticidad

He estado leyendo el libro de los valores, de Gustavo Villapalos y de Alfonso López Quntás. Son de esos libros que te encuentras en casa de tus padres por causalidad.

Lo cierto es que llevo tiempo  profundizando en los valores, aquellos principios que nos mueven, que nos atraen , que nos desafían y que estoy convencido que si los practicamos en la vivencia personal constituyen el único estado de bienestar y de felicidad humana.

Quiero compartir el valor de la autenticidad, pues me parece revelador. Ligado a la aceptación de sí mismo, veracidad, integridad, autoestima, honradez, e identidad personal.

Los autores nos dicen:

Para poseer este tipo de soberanía y firmeza, la persona debe aceptarse a sí misma con todo cuanto implica; acoger su vida como un don;…. Esta vida recibida hemos de aceptarla con todas sus implicaciones:  la necesidad de configurarla por nuestra cuenta, orientarla hacia el ideal adecuado, crear vida de comunidad,  realizar toda una serie de valores que nos instan a darle vida… Si respondemos a esta llamada de valores, nos hacemos responsables.

La persona que consigue esta integración armónica se siente en paz consigo mismo, y se ve capacitado para desarrollarse como persona. De ahí se deriva una gran autoestima y confianza en sí mismo. Al ver su casa en orden, no rehúye  abrirse a los demás con sinceridad y veracidad, y reflexionar sobre su misma vida sin la menor inhibición.

Esta coherencia básica confiere a la persona su condición de auténtica; la aleja de toda falsedad, incoherencia y doblez, y le confiere una sólida identidad.  Tenemos identidad cuando somos idénticos a lo que debemos ser. Y lo somos cuando vivimos abiertos a los demás, creando ámbitos de libertad, comunicación, comprensión y ayuda.

 

Estas reflexiones  me parecen de lo más interesantes y actuales. En un momento de cambios,  de complejidad y volatilidad, vivir conforme a los que somos nos dará mucha orientación. Indispensable en tu empleabilidad.

Deja tu comentario